Resto & Co in Oslo

20 août 2010

Chroniques norvégiennes 3 : Hytta

P1030637

 

Mirando rituales, observando detenidamente los detalles, los tiempos las pausas y los movimientos es la una manera para entender profundamente como se desenvuelven las espirales culturales en el país extranjero.

 

P1030749


En Noruega hay algo que ocupa a muchos de sus habitantes en su tiempo libre, sus cabañas. Hytte es el nombre noruego para las cabañas ubicadas en recónditos rincones ya sea en las montañas, en valles inhóspitos o en islas de solo acceso marítimo. ‘Templos’ muchas veces de madera con techos bajos y manchadas de hollín, son excelentes lugares de observación para aquel interesado en conocer la cultura noruega y a los noruegos.

 

P1030997


En las hytte ser rinde culto a lo antiguo a lo de antaño a lo ‘vintage’, a la simpleza del mar con su vida en barcos y a gigantes verdes con sombreros de nieve perenne. El trabajo manual, pescar tu cena, caminatas de esquí nórdico y baños con cubeta en mano es lo usual en la vida de los afortunados noruegos dueños de dichos portales del tiempo. La electricidad es lo menos necesario en una hytte: en el verano los días duran tanto que la noche apenas extiende su manto cuando el sol ya pestañea en el horizonte, así no es necesario encender ni una bombilla. Las estufas, artilugios de la vida de la ciudad, simplemente no pertenecen ahí y toman su lugar sus abuelas los asadores, las piedras y la leña, que se encargan de la cuidadosa y lenta cocción del pescado fresco aromatizado por hierbas del bosque, o en su caso por especias de tierras exóticas cuando se trata de las nuevas generaciones de noruegos notablemente trotamundos. El invierno es de chimeneas y glug (vino caliente aromatizado).

 

P1030575


En ellas se da lugar a un excitante dinamismo cultural, tan intrincado y tan complejo que solo se puede interpretar como producto del romanticismo. Por eso en las mañanas en las hytte el techo de la sala se llena de suspiros por los viejos tiempos, cuándo la vida para los noruegos era verdaderamente difícil, cuándo no había petróleo que pagara vacaciones all-inclusive en Mallorca. Aun así, la fiebre Big Mac no es ajena al país escandinavo considerado por la ONU como el país con el más alto estándar de vida. Cada vez es más común que la gente tenga artículos suntuosos en sus cabañas y así la vida en la hytte es atada por conexiones eléctricas y jacuzzis, convirtiéndose de altar supremo de la simpleza a un spa-hotel en los Alpes. Sin embargo no hay que desilusionarse, hay algo más profundo que empuja a los noruegos afuera de las ciudades hacia el campo y no tiene valor monetario.

 

P1030601


Yo pienso que la razón principal por que los noruegos aman la vida en las cabañas es porque ofrece la oportunidad de sentirse cerca de la naturaleza.  Varios estudiosos en el campo de la historia cultural de Noruega teorizan acerca de esta relación cultural con la naturaleza trazando mapas desde los principios de la joven nación. Ellos aseguran que cuando uno observa el arte pictórico, así como muchas piezas de literatura, es posible interpretar que es en la naturaleza; es decir afuera en las montañas, en un barco de vela surcando fiordos, o en un sendero de esquí, donde los noruegos se sienten en “casa”.  En efecto, si uno observa con atención las pinturas en las diferentes galerías de arte en Noruega, es posible observar esta relación. Cuando el pintor dibuja interiores utiliza colores obscuros y los motivos están llenos nostalgia y ventanas cerradas, mientras las pinturas de exteriores contienen luz y viveza. Anecdóticamente yo he podido comprobarlo al observar el comportamiento de los noruegos que muy de pronto y una vez afuera en la naturaleza se vuelven sonrientes y casi corteses.

 

P1030603


Como visitante a Noruega hay varias maneras de poder experimentar la vida en una hytte, la más simple es visitar el sitio en línea de la asociación noruega de senderismo y plantearse una ruta a seguir, así se puede aprovechar de todas las ventajas ya establecidas para los caminantes. Sin embargo la más recomendable es hacerse amigo de un noruego y ser invitado a su hytte. Suele ser complicado ya que los noruegos pueden ser un poco tímidos,  sin embargo si es uno afortunado deberá estar preparado para viajes a través de los fiordos, a pescar y a bañarse en aguas a 16 grados centígrados y cuándo es invierno a kilométricas caminatas a esquí y mucha nieve.

 

P1030620


Al final del viaje y si uno hace los méritos suficientes será premiado con el privilegio de formar parte del mobiliario. Cuando su amigo le invite a escribir una nota en su ‘hyttebok’, un libro donde los visitantes a través de los años han dejado su huella, no olvide decir “det var veldig koselig”, que significa literalmente  que la estancia fue muy acogedora. Así estarás devolviendo la cortesía con el más grande halago para un noruego. 

 

P1030781

 

P1030561

Luis De Ita

 

Posté par Alexandra M à 19:34 - Culture - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , , , , , , ,

Commentaires

Poster un commentaire